«

»

Imprimir esta Entrada

Normandía, más allá de las playas del Desembarco

Marcada por el Desembarco y los acontecimientos bélicos acaecidos en el verano de 1944, la región francesa de Normandía sigue siendo un lugar fundamental para conocer a fondo las claves de la liberación de Europa de los nazis. Las playas de Omaha, Utah, Juno, Sword y Gold, así como la gran cantidad de museos, memoriales y cementerios que hablan de la tragedia de la Segunda Guerra Mundial, eclipsan a otros muchos lugares encantadores de esta región del noroeste de Francia. Estos son algunos imprescindibles de Normandía, más allá de las playas del Desembarco.

Giverny

En 1883, Claude Monet (1840-1926), por entonces residente de Vetheuil, viajó en tren de Vernon a Gasny. Durante este viaje el pintor descubrió Giverny, una pequeña localidad del departamento del Eure de la que se enamoró profundamente: “jamás encontraré un pueblo tan bello”, aseguraba el gran genio del impresionismo. El mejor reflejo del idilio de Monet con Giverny es su célebre casa de paredes rosadas en la que el pintor pasó los últimos 43 años de su vida, en sus jardines y en el estanque de nenúfares el pintor encontró inspiración para sus cuadros. Hoy en día Giverny es un municipio rendido al arte y a Monet en el que se pueden visitar las diferentes dependencias de su casa, su tumba, un museo del impresionismo inaugurado en 2009, y el antiguo hotel Baudy, en el que a finales del siglo xix se alojaron la mayor parte de los pintores norteamericanos seguidores del nuevo estilo pictórico.

Casa de Monet
Fachada de la casa de paredes rosas de Claude Monet / © Ivoha/Shutterstock

Chateau-Gaillard (Les Andelys)

En lo alto de unos grandes acantilados, dominando el río Sena y la localidad de Les Andelys, se asientan las ruinas de una de las fortalezas con más historia de Normandía: el Château Gaillard. Mandado construir en 1196 por el insigne rey inglés Ricardo Corazón de León, duque de Normandía, su propósito fue bloquear el río ante el posible avance de las tropas francesas. En tiempos medievales su tamaño era mucho mayor que el actual, siendo considerado una verdadera joya arquitectónica construida en tan solo dos años mediante el uso de 6.000 obreros y 4.700 toneladas de piedra. Desde 1862 forma parte de la lista de monumentos históricos de Francia (Monument Historique).

Le Bec-Hellouin

Este pequeño pueblo de apenas 500 habitantes ubicado en el corazón del valle del Risle, está considerado como uno de los más bellos de Francia (Les plus beaux villages de France). Sus tranquilas calles jalonadas de flores, las viejas casas de entramado de madera, y un excelente entorno natural le convierten en uno de los destinos imprescindibles de la Alta Normandía. No obstante, su verdadero highlight es la abadía benedictina de Notre Dame du Bec, un majestuoso recinto religioso fundado en 1034 que en tiempos medievales fue un importante centro de espiritualidad para la cristiandad.

Château du Champ de Bataille

A escasos 20 kilómetros de Le Bec-Hellouin, en los alrededores de la localidad de Le Neubourg, la Alta Normandía “esconde” una de las joyas más desconocidas de la región: el château du Champ de Bataille. Ubicado en los terrenos que acogieron la histórica batalla del año 955 que desembocó en la independencia de Normandía. Los jardines, deseñados por Jacques Garcia y Patrick Pottier, son de visita imprescindible por su bellaza aunque hay que tener en cuenta que los horarios son bastante restringidos, por lo que conviene reservar en la página web.

Lisieux

Con sus cerca de 25.000 habitantes, Lisieux es el campo base ideal para explorar la fértil región agrícola del Pays d’Auge. La ciudad es conocida hoy en día gracias a Santa Teresa (1873-1897), una carmelita descalza declarada santa en 1925 tras la publicación de su autobiografía: Historia de un alma. Su figura atrae cada año a la ciudad a más de un millón de fieles de todo el mundo, siendo el segundo centro de peregrinación católica de Francia tras Lourdes. No obstante, los principales lugares de interés están ligados a la religiosa: La Basílica, una de las mayores iglesias levantadas en el siglo xx y cuyo crucero contiene reliquias de la santa; el Carmelo, donde se encuentra la tumba de Santa Teresa y un museo de la religiosa; les Buissonets, la casa donde paso su infancia; y la catedral de Saint-Pierre, un edificio gótico-normando del siglo xii que tuvo como parroquiana a Teresa de Lisieux.

Basílica de Santa Teresa
Impresionante Basílica de Santa Teresa de Lisieux / © Laurent Renault/Shutterstock

Château de Saint-Germain-de-Livet

Seis kilómetros al sur de Lisieux se localiza este pintoresco castillo clasificado como Monumento Histórico por su característica arquitectura. A la fortaleza se accede tras cruzar un puente de madera que salva el foso de agua que rodea al castillo, el conjunto formado por una casa solariega con entramado de madera del siglo xv, con una construcción en piedra y ladrillo barnizados de Le Pré d’Auge, de finales del siglo xvi. Su interior alberga una colección de muebles y obras de arte fiel reflejo del arte del buen vivir del siglo xix (L’art de vivre).

Falaise

Con poco más de 8.000 habitantes, este centro rural de la localidad de Calvados se localiza a medio camino de la Suiza Normanda y el País de Auge, en un agraciado entorno natural de verdes valles salpicados por campos de lino y trigo. Fundada en el siglo ix sobre un promontorio de arena rodeado por los ríos Ante y Marescot, la ciudad de Falaise aún preserva el aire medieval de sus orígenes a pesar de que fue castigada con dureza durante la Segunda Guerra Mundial (el 85% de sus edificios fueron arrasados). El château Guillaume-le-Conquérant, castillo que domina la ciudad, fue residencia principal de los duques de Normandía y lugar de nacimiento en el 1027 de Guillermo el Conquistador.

Bagnoles de l’Orne

Una de las sorpresas más inesperadas de l’Orne se encuentra en Bagnoles. Escondida en mitad de un frondoso bosque, esta ciudad balneario fue urbanizada a finales del siglo xix con todo lujo de detalles, convirtiéndose en una de las grandes estaciones termales de Francia en su momento. En muy pocos años se construyeron grandes hoteles, centros termales, un casino y numerosas villas que rivalizaban en originalidad y elegancia, siguiendo el estilo Belle Époque del momento. Exóticas torretas, balcones historiados y una profusión decorativa a base de cerámica multicolor y hierro forjado todavía salpican este curioso paisaje urbanístico enmarcado por un pintoresco lago donde se organizaban grandes fiestas acuáticas. La edad de oro de este lugar apenas superó la década de los 30, las guerras y los caprichosos cambios de moda afectaron profundamente al lugar, quedando abandonado de forma repentina. Tras décadas de olvido, este curioso balneario vuelve a recobrar parte de ese efímero esplendor que conoció hace ahora un siglo.

Suiza Normanda

En contraste con los suaves relieves del Pays d´Auge y con los regulares campos del Bocage normando, el valle del Orne sorprende por sus cumbres rocosas, sus profundos y sinuosos valles, los ríos y el verdor de sus bosques. Localizada en el triángulo formado por Condé-sur-Noireau, Thury-Harcourt y Putange, las cimas de la Suiza Normanda no superan los 300 metros, no obstante es uno de los mejores lugares de Normandía para disfrutar de la naturaleza y de actividades de turismo activo. Entre los pueblecitos imprescindibles de esta bella región normanda están Clécy, ciudad dominada por el viaducto de la Lande y que destaca por sus casas solariegas, Thury-Harcourt y Saint-Rémy-sur-Orne. Además el Castillo de la Motte, el mirador natural de Roche d’Oëtre o el pasaje de Hom, son otros de los lugares que no se deben dejar de visitar.

Roche d'Oëtre
Vista de la Roche d’Oëtre / © Huang Zheng/Shutterstock

Al autor le gustaría agradecer su apoyo a:

Air France
Oficina de turismo de Normandía

Si necesitáis más información y otras visitas destacadas en nuestras guías de Bretaña y Normandia:

Bretaña y Normandía Total Bretaña y Normandía Guía Viva

Más destinos inolvidables e información para el viajero en Anaya Touring

Enlace permanente a este artículo: https://www.anayatouring.com/blog/2016/06/30/normandia-mas-alla-de-las-playas-del-desembarco/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>