La Alcalá de Cervantes, 400 años después


jueves, 28 de junio de 2016

texto: Miguel Cuesta

Inicio > Categorías > Escapadas > Alcalá de Cervantes
 

Salió joven para no volver y no paró de viajar y surcar el Mediterráneo durante años. Apenas le dio tiempo a publicar aquí su primera obra. Y sin embargo su impronta hoy monopoliza la imagen de la ciudad de hoy, a pesar de que Alcalá derrocha un patrimonio milenario totalmente ajeno al literato. Seguiría siendo un destino de 10 incluso aunque Cervantes no hubiera pasado por aquí… ¿o no? Ahí va una propuesta de un día para descubrir la Alcalá de Cervantes 1616-2016.

 

Don Quijote

Estatua de don Quijote frente a la casa de Cervantes


 

 

El Tren de Cervantes

Todos los sábados de 2016 hasta el 3 de diciembre (excepto los sábados de agosto), a las 11 de la mañana, sale de la estación madrileña de Atocha un tren especial directo a Alcalá de Henares que no hace paradas. Especial porque viajan actores y figurantes ataviados con ropas del siglo xvi que hacen pequeñas representaciones teatrales hasta la ciudad. Pero esto es solo el aperitivo a una visita guiada que dura hasta las 7 de la tarde aprox. (con parada a comer), cuando vuelve el tren, de nuevo sin paradas, hasta Madrid. Puedes informarte en la página de RENFE, aunque si prefieres ir a tu aire y ahorrarte unos euros, te proponemos un plan independiente.

 

Conferencias en el Instituto

Desde la estación, caminando hacia el centro por la calle de los Libreros, a mano derecha se encuentra la sede alcalaína del Instituto Cervantes. Aunque el edificio en sí, más allá del nombre, no tiene nada que ver con la vida del escritor, durante todo el 2016 aquí se va a celebrar un ciclo de conferencias con el título de “En el siglo de Cervantes y Shakespeare”, en el que se darán a conocer aspectos poco conocidos de su obra, su contexto y la relación como coetáneos que se establece entre los genios español e inglés. Se celebra aproximadamente una al mes, y suele ser entre semana; puedes informarte del plan en este enlace.

 

Su primera imprenta

Desgraciadamente no se conserva, pero en el nº 9 de la misma calle, solo unos metros más adelante, estuvo la imprenta de Juan de Gracián en la que Cervantes pudo poner en papel su primera obra, La Galatea. Los “fetichistas” seguro que encontrarán placer en plantarse frente a una placa que conmemora la antigua plaza.

 

El genio evita la Universidad

A unos pocos metros de la antigua imprenta, la plaza de San Diego da paso al edificio de la universidad más famosa de España, con permiso de la de Salamanca. Paradojas de la historia del arte, nuestro literato más universal nunca estudió aquí (ni aquí, ni probablemente en ninguna otra universidad). Y sin embargo, en su fascinante paraninfo se entregan los premios más importantes de la literatura en castellano.

 

Fachada de la Universidad

Fachada de la Universida en la plaza de San Diego


 

Por fin su plaza

La plaza Miguel de Cervantes es el corazón ocioso y cultural de la ciudad. Lleva el nombre de su hijo predilecto desde finales del siglo xix, momento en el que también se levantó su estatua y el quiosco de música. Es el icono de la recuperación de este ciudadano olvidado durante años y el lugar que más se relaciona con su pasado en el presente.

 

El Corral de Comedias

Se inauguró en 1602, cuando ya hacía tiempo que había salido de Alcalá y poco tiene que ver con él, aunque seguramente su semilla hiciera algo por el corral. En realidad, lo que nos trae aquí es “este 2016”, porque con motivo del centenario se celebra un ciclo de conferencias sobre teatro llamado “El teatro en la época de Cervantes”, que incluirá ponencias con dramatizaciones y representaciones de la compañía del teatro de la Abadía de Madrid. Una vez al mes hasta el 30 de noviembre; para más información consulta este enlace.

 

Interior del Corral de Comedias

Interior del Corral de Comedias


 

A su pila bautismal

No se sabe exactamente qué día de 1547 nació. Se cree que el 29 de septiembre. Lo único que se puede asegurar, gracias a su partida de Bautismo, es que recibió el sacramento el 9 de octubre de ese mismo año en la parroquia de Santa María la Mayor. El templo fue gravemente dañado durante la Guerra Civil y solo han sobrevivido parte de los muros exteriores, la torre (hace poco convertida en el mejor mirador de Alcalá) y dos de sus capillas, la de Antezana y la del Oidor, hoy convertidas en el centro de interpretación “Los Universos de Cervantes”. La exposición permanente no es que sea una maravilla, aunque los fetichistas pueden encontrar, además de su pila bautismal, algunos manuscritos originales. En cualquier caso, merecerá la pena visitarla e este verano de 2016, ya que entre el 1 de junio y el 30 de septiembre va a albergar también, en la capilla del Oidor, la exposición “16 personajes que maravillan y… Miguel de Cervantes”. Es un recorrido por las obras literarias del autor a través de sus personajes que son, en definitiva, los que mejor describen al genio y sus creaciones; fallecido en 1616, no es casualidad que se haya elegido este número. La entrada es gratuita y tiene un horario bastante extenso, excepto los domingos, que es reducido, y los lunes, que cierra. Más información.

 

Museo-Casa Natal de Cervantes

Fue hijo de una familia acomodada que vivía en plena calle Mayor. En los años 50 del siglo pasado se pudo acreditar que fue la residencia familiar y se restauró para representar la forma de vida de la época. Además posee una de las mejores colecciones de distintas ediciones de El Quijote. Es también un centro activo de talleres, visitas temáticas, etc. Y quizá el edificio más concurrido de todo Alcalá, porque además es gratis; así que si quieres entrar el fin de semana mejor madrugar. Puedes informarte de todas las actividades en este enlace.

 

Estatuas frente a la casa natal de Cervantes

Turistas, frente a la casa natal de Cervantes, inmortalizándose junto a sus dos personajes más destacados